Buscar
  • Vinos del Río

7 ERRORES QUE COMETES CUANDO COCINAS, Y AÚN NO LO SABES


¿Estas contenta de ser reconocida como una increíble chef amateur? ¿Orgulloso de ser más que un aficionado a la cocina? no estamos poniendo en duda tus cualidades gastronómicas, pero te diremos que no debes hacer nunca en una cocina, acá te mostraremos algunos errores, que seguro cometes en la cocina, y aun no lo sabes. Coge lápiz y papel, y toma nota. A partir de ahora ni se te ocurra…

1. Apretar la carne con el tenedor mientras se está haciendo en la sartén

¿Apretarla? ¡nunca!

Lo único que conseguiríamos con ello es un efecto esponja, es decir, que al apretar salgan los jugos de la carne y se pierdan. Respecto a la jugosidad, por cierto, el mejor truco, es comprar una carne de calidad, suavizarla y no cocinarla en exceso.

2. Echar la sal cuando el agua aún está fría

Si el agua ya está caliente, la sal se disolverá antes. Por otra parte, hay que saber que al añadirla aumentamos 1 grado el punto de ebullición por lo que los alimentos se cocinan antes. Por esto mismo, debemos agregar bien las cantidades de sal aconsejadas para cada alimento.

3. Lavar la pasta una vez que está hecha

Cuando cocemos la pasta ésta queda cubierta de una capa de almidón que nos ayuda a que las salsas se adhieran mejor a la pasta. Si la lavamos lo que estamos haciendo es eliminar ese almidón y por consiguiente también alguno de los nutrientes que tiene.

4. Freír un filete recién sacado de la nevera

No, no y no. siempre que hay que atemperar la carne, de esta forma logramos que se cocine de un modo uniforme. Si la ponemos fría en la plancha o en la sartén, el centro de la pieza no llegaría a cocinarse, incluso no se calentaría. Y para que así fuera, correríamos el riesgo de cocinar demasiado el resto.

5. Aliñar la ensalada empezando por el aceite

En ciertos momentos de la vida, y la cocina es uno de ellos, el orden de los factores sí altera el producto, por ejemplo, el aliño de las ensaladas. Si echamos primero el aceite, crearía una capa en la ensalada que no permitiría coger ninguno de los otros dos ingredientes.

6. Añadir vino tinto a la salsa de tomate

El tomate es un alimento ácido, por lo que siempre que queramos elaborar una salsa de tomate necesitamos rebajar esa acidez, y una buena forma es hacerlo con un vino blanco dulce, semidulce o afrutado. Además, este vino no aporta color al resultado final, con lo que conseguimos un acabado lo más natural posible.

7. Pelar un huevo duro en caliente

Corres el riesgo de quemarte y ¡desesperarte!, ya que la cáscara se separa con mayor dificultad. Lo mejor es enfriarlo sumergiéndolo en agua con hielo. A causa del contraste de temperaturas (caliente dentro del huevo y frío por fuera), la cáscara se desprende prácticamente sola.


34 vistas
whatsapp gastroteca