Buscar
  • Vinos del Río

Secretos para hacer una hamburguesa gourmet en casa como la de tu restaurante favorito


Cuando hablamos de cocina casera y cocina gourmet suponemos que son conceptos opuestos. Por un lado, la comida casera hace referencia a los platos hechos por las abuelas, platos únicos en cada familia, en los cuales la técnica culinaria no importaba, sino el “sabor a hogar”.

Sin embargo, estos dos conceptos han dejado de ser opuestos desde el momento en que muchos cocineros decidieran recuperar los platos de la infancia o aquellos típicos para agregarles las habilidades aprendidas como profesionales gastronómicos, demostrando que se pueden elaborar recetas más creativas de platos simples agregando un ingrediente diferente o modificando las técnicas gastronómicas.

La tendencia de hamburguesas gourmet y de dónde se pueden encontrar ha ido creciendo últimamente en el mundo de la cocina. Orientándose en la calidad de la carne, del pan y en el toque gourmet de los ingredientes que se emplean, poco a poco van ganando terreno.

Las hamburguesas gourmet promueven la creatividad y la modificación de ingredientes según los productos de estación. El que va en busca de ellas, quiere encontrar sabores diferentes y no siempre la misma opción.

Si alguien te hizo creer en algún momento que tú no eres capaz de prepararte una hamburguesa como la de tu restaurante favorito, esta persona te estaba mintiendo, sigue estos consejos y tendrás sobre tu mesa una hamburguesa que no tendrá nada que envidiarle a las demás hamburguesas gourmet.

1. Pica la carne tú mismo.

Desconfía de las hamburguesas que venden empaquetadas en el supermercado, ya listas. Además de estar cargadas de estabilizantes y conservantes, su sabor no tiene ni punto de comparación con una hamburguesa hecha en casa.

Puedes elegir la carne que te guste. Evita lomos y solomillos, pues en este caso nos interesa una carne que no sea excesivamente magra.

2. No seas excesivamente creativo con los aderezos.

Bastará añadir a la carne un poco de sal, ajo y perejil. Si eres muy creativo, algo de cebolla le sentará muy bien, aunque si la carne es buena nuestra recomendación es no aderezarla en exceso.

3. Un poco de aceite de oliva virgen extra bastará.

Para freír la hamburguesa, comenzamos a fuego lento, para garantizar que queden cocidas por dentro, y acabamos con fuego más alto, para que queden levemente crujientes. El tiempo de cocción dependerá de los gustos del personal: los amantes de la carne cruda tendrán suficiente con un par de minutos al fuego.

4. El pan es fundamental.

Es importante que el pan sea fresco y que lo adquiramos en una panadería de las que elaboran el pan al estilo tradicional, de forma artesanal.

6. Luego sigue el queso.

Escoge el que más te guste, o el que tengas en la nevera, siempre que lo cortes en una fina loncha y lo coloques sobre la hamburguesa mientras se está haciendo. Un Emmental siempre es una buena opción, aunque si prefieres la mozzarella o eres un fan de los quesos azules como el Rochefort, en las hamburguesas gourmet todo vale en cuestión de quesos.

7. si vas a tostar el pan apuesta por la mantequilla.

En la misma sartén en la que has freído la hamburguesa, añade una cucharadita de mantequilla y tuesta ligeramente el pan. Ya estará listo para agregar la carne.

8. A partir de este momento todo vale.

Ya ha pasado la parte más difícil y los aderezos dependerán absolutamente de tu imaginación y de lo que tengas en la nevera. Unas hojas de rúgula, lechuga o incluso espinacas acompañadas de unas lonchas de tomate y pepino darán forma a la hamburguesa. Si quieres ir mas allá, prueba con guacamole, un huevo frito, tocineta o vegetales al horno.


320 vistas
whatsapp gastroteca